Home » jpeoplemeet como funciona » Por motivo de que un varon nunca llama. En un escrito nuevo titulado ?Dominacion o sumision?

Por motivo de que un varon nunca llama. En un escrito nuevo titulado ?Dominacion o sumision?

Por motivo de que un varon nunca llama. En un escrito nuevo titulado ?Dominacion o sumision?

La paradoja del alcanzar en las relaciones sexuales publicado en el medio especializado Psychology Today, el psicologo Ph.D Leon F. Seltzer explica que todo el mundo las seres humanos –junto a varias diferentes especies de mamiferos– poseemos circuitos subcorticales para el dominio y la sumision sexual. Es decir, todo el mundo tenemos una probable disposicion, a grado cerebral, hacia los dos roles. Asi­ como podri­a ser los dos clases de circuitos, tambien, estan conectados al circuito cerebral de el placer, ademas llamado circuito mesocorticolimbico, conformado por las regiones cerebrales en las que se producen las niveles mas altos sobre dopamina.

El especialista ademas da cuenta –respaldandose en la investigacion A Billion Wicked Thoughts: What the Internet Tells Us About Sexual Relationships de las neurologos Ogi Ogas asi­ como Sai Gaddam– sobre que la mayoridad de las chicas poseen una conexion compleja con su deseo sobre acontecer dominantes o sumisas, una bastante mas problematica que la que Acostumbran A experimentar los hombres. En caso de que a lo cual le sumamos que la discusion respecto a como se es en la intimidad, en contraposicion a como se es en la esfera publica, como En Caso De Que se tratara de una dicotomia absoluta, resulta una discusion que se ha vuelto habitual, poniendo en riesgo de que la pregunta por dichos roles tiro la categorizacion fija.

Como explica la psicologa y no ha transpirado terapeuta de parejas especialista en sexualidad, Daniela Werner, el hecho de que se hable sobre 2 roles opuestos y no ha transpirado polarizados cuando se deje de sexo posee que ver con el clase sobre comunidad que hemos construido. “Asociamos a la ser dominante a la que dispone de conseguir, que permite escuchar su voz y controla la circunstancia. Versus el o la sumisa que seri­a quien acata a las reglas, quien nunca cuestiona y no ha transpirado hace. Ambas, en definitiva, dan cuenta de una dinamica sobre obtener, sobre un uno sobre el otro. Sin embargo eso acento de el modo en la que nos relacionamos en la comunidad regida por la capacidad. No mismamente en sociedades o comunidades colaborativas, en las que nunca existe jerarquias verticales, sino que mas bien la horizontalidad”.

Aun mismamente, la doble explica que las relaciones sexuales proporcionan camino a un lugar en el que se muestran algunas vulnerabilidades y no ha transpirado fragilidades, desplazandolo hacia el pelo en eso seri­a muy importante estar abiertos a la espontaneidad propia de ese contexto. “Los humanos somos complejos, tenemos diversas areas y no la totalidad de son consistentes dentro de si ni tendrian por que serlo”. Por lo exacto, alguien que puede ser independientemente, empoderado o autonomo hacia fuera, puede tratar demostrar mayores exigencias emocionales o jugar al rol de el sumiso en la intimidad. Y no ha transpirado eso, igual que explica la especialista, nunca dispone de por que acontecer concebido igual que algo gafe.

La psicologa y terapeuta de parejas, Macarena Araos, agrega que las seres humanos tendemos a encasillar y no ha transpirado categorizar para obtener absorber y ordenar. Pero el riesgo esta en que ese equilibrio se vuelva rigido. “Si categorizamos sobre una manera en la que esa estrato pasa a ser inamovible, dejamos externamente muchas oportunidades. En ese sentido, si alguien seri­a resuelto –es decir, que seri­a segura o seguro de si igual asi­ como sabe lo que quiere–, ?por que seria incoherente que quiera ser sumisa o sumiso en su sexualidad? Entretanto sea consensuado asi­ como conversado, En Caso De Que desea cambiar de rol entre su lado publico y no ha transpirado su intimidad, no debiese ser una cosa contradictorio. Cuando se vuelve cronico un rol, alla seri­a cuando empieza la incomodidad”.

Segun la doble, el peligro esta en categorizar al otro o categorizarnos a nosotras mismas a semejante momento que esas categorias nos inhabiliten de conseguir conducir nuestra vida y no ha transpirado nuestra sexualidad de la manera que queramos, falto tener que atenernos a un unico rol estatico. “La idea nunca seri­a conocer todo, pero si abrirnos a las preguntas: ?Que me encanta? ?Que anhelo? Y no caer en una dicotomia sobre esto o lo otro. Porque cuando tendemos a categorizar sobre forma absoluta, tendemos a radicalizar y polarizar. Sumisa o resuelta. Dos extremos. Y nos olvidamos que dentro de vi­a Existen gran cantidad de matices”, explica Araos. “Por igual, lo mas relevante seri­a el autoconocimiento fisico, para nunca caer en el deber ser de al completo lo que se nos ha impuesto historicamente a las mujeres”.

Catalina Baeza, psicologa asi­ como terapeuta familiar, explica que mientras lo que hagamos sea por alternativa o por fantasia desplazandolo hacia el pelo no por permanecer sometidas unicamente al anhelo del otro –sin tener en cuenta el nuestro–, no habria un problema. Esa supuesta contradiccion https://datingmentor.org/es/jpeoplemeet-review/ nunca se trata de una perdida de obtener. Se intenta sobre tener suficiente conocimiento personal igual que para saber que se puede transitar de un rol a otro.

Sobre lo opuesto, si se es victima de un rol, se genera la problematica.

“Ocuparse de estas propias fantasias invariablemente desplazandolo hacia el pelo cuando nunca le generen deterioro ni an uno igual ni al otro, nunca seri­a un asunto. Sin embargo En Caso De Que estamos presas y no ha transpirado nos atenemos obligadamente a un solo pliego, alli tendriamos que partir an analizar el imaginario sobre lo que significa ser pasiva –no sumisa– sexualmente. Si en mi vida soy activa, aunque en la cama me transformo unicamente en pasiva, eso vuelve a obedecer a lo que se asocia a lo femenino y no ha transpirado a la socializacion de las generos; sobre lo que se espera o nunca sobre la femina; desplazandolo hacia el pelo a la idea de que si nos comportamos sobre una determinada modo, podriamos ser juzgadas”, explica Baeza. “Lo complejo es que nunca poseemos bastante claras nuestras fantasias, especialmente las que consideramos que corresponden an una esfera privada y no ha transpirado casi tabu igual que lo es el sexo”.

Werner explica que hablar de sumisa o dominante posibilita que se haga un ranking: somos alguno o lo otro.

“Pero ciertamente podemos ser ambas. Es valioso que podamos tener cierto empleo sobre autoconocimiento desplazandolo hacia el pelo flexibilidad Con El Fin De movernos. Quizas acontecer mas explicitas en lo que queremos o en ceder el control sobre una ocasion a otro, escaso un autorizacion y acuerdo”.

Leave a Reply